Noticias

22 de enero de 2017

Adicciones  Ni Un Pibe Menos Por la Droga 

Sobre la “actualización de funciones” de la Sedronar

El Gobierno Nacional, a través del Decreto 33/17 ha modificado el nombre de la anterior Secretaria para la Programación de la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico de la Presidencia de la Nación, por el de Secretaria de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina. Esta modificación en la denominación es […]

El Gobierno Nacional, a través del Decreto 33/17 ha modificado el nombre de la anterior Secretaria para la Programación de la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico de la Presidencia de la Nación, por el de Secretaria de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina. Esta modificación en la denominación es la consecuencia de un decreto anterior (el Decreto 15/16)  que  transfirió  la  Dirección  Nacional  del  Registro,  Análisis   Técnico y  Control  del Uso  de  Precursores   Químicos   y  sus  unidades   organizativas   dependientes, y   la   Coordinación   de   Asuntos   Registrales,   desde   la   órbita   de   la   Secretaría   de  Programación     para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico de la Presidencia de la Nación, a la órbita del Ministerio//de//Seguridad.

Hasta aquí la información parecería que apunta a un movimiento administrativo, que podría suponer un cambio para dar mayor operatividad a los organismos encargados de afrontar el tema drogas.

En general es consenso en los especialistas en la cuestión, que los Programas que aborden tan problemática cuestión, integren la cuestión de Reducción de la Oferta (Políticas de Seguridad) con Reducción de la Demanda (Estrategias Preventivas) y con Dispositivos Clínicos Terapéuticos, además de la Formación de Especialistas en el tema. Por supuesto que esto es parte de un criterio de enfocar holísticamente todas las aristas del problema, a los efectos de trabajar no solamente con miradas comunes, sino también desde una dirección centralizada.

Pero pensamos que atrás de estas resoluciones hay algo más que una mera redistribución de esferas administrativas de responsabilidades. Examinemos entonces, el contexto sociopolítico en el cual se promueven estos cambios.-

Lo que se cifra en el nombre

La transferencia de ciertas funciones y responsabilidades al Ministerio de Seguridad, un organismo que juega un rol determinante en las Políticas Públicas del gobierno de Macri, es cuanto menos significativa. En efecto, este Ministerio, comandado por la inefable Patricia Bullrich, se ha hecho cargo de todas las operaciones represivas contra las demandas populares. Tomamos de un experto en estos temas las siguientes palabras (refiriéndose al proceso vivido en el último periodo en EE.UU.): “el hipercalentamiento como singular política contra la pobreza, augura el advenimiento de un nuevo gobierno de inseguridad social que  unirá la mano invisible  del  mercado laboral desregulado  con el puño de hierro  de un aparato punitivo invasor y omnipresente”

Esto que fue escrito hace 10 años, parecería que describe con notable precisión la situación social que atravesamos. Recordemos el Informe elaborado por el Observatorio de la Deuda Social dependiente de la UCA. Allí se nos comunica que a fin del 2016 nuestro país, el 34 % de la población vive bajo la línea de pobreza, y el 6% más está en situación de indigencia. Por cierto que la responsabilidad de este agravio a los sectores populares no es solo de esta gestión. Tienen que hacerse cargo por igual quienes gobernaron el país, desde la dictadura militar en adelante.

La Administración actual, no ha hecho más que profundizar este rumbo, favoreciendo  a los sectores privilegiados del poder, a las corporaciones mineras, a la oligarquía terrateniente, y a los grupos financieros que hegemonizan el ámbito de la banca. Se ha producido una brutal transferencia de riqueza de la mayoría del pueblo a los bolsillos de los sectores más concentrados de la economía.

En este camino el Presidente ha anunciado en su reciente discurso en la Patagonia que la precarización laboral ha pasado a ser parte de las políticas de Estado. Es consecuente con una lógica que supone que las condiciones, para ellos privilegiadas, en que desarrollan su actividad nuestros trabajadores, son un obstáculo para lograr mayor competitividad empresarial.

Esta concepción alienta la criminalización de la infancia, y de nuestros hermanos latinoamericanos. Un titular del matutino La Capital del 17/17 nos dice: “Macri impulsa controles migratorios más duros y modificaciones a la edad de imputabilidad.”

Como vemos, todo apunta a descargar sobre las espaldas de los sectores más desprotegidos y castigados de la sociedad la responsabilidad por la actual situación de inseguridad y aumento del tráfico de drogas.

Los verdaderos enemigos del pueblo

De allí que resulta aleccionador recordar algunos párrafos del conocido “Informe Petras” donde se dice: “Las ganancias de la droga, en su sentido más básico, se realizan a través de la capacidad de blanqueo de fondos y realización de transacciones del sistema bancario de EE.UU. La escala y el alcance de esta alianza entre el cártel de la droga y el citado sistema bancario superan con creces cualquier otra actividad económica del sistema bancario privado estadounidense.”

En otra parte del informe aparece:” Las ganancias de la droga, en su sentido más básico, se realizan a través de la capacidad de blanqueo de fondos y realización de transacciones del sistema bancario de EE.UU. La escala y el alcance de esta alianza entre el cártel de la droga y el citado sistema bancario superan con creces cualquier otra actividad económica del sistema bancario privado estadounidense.”

Por último nos referimos a este otro párrafo de este sustancial informe: “ Si bien los principales bancos de EE.UU. son los motores económicos que permiten que siga en funcionamiento este multimillonario imperio de la droga, la Casa Blanca, el Congreso de EE.UU. y los organismos oficiales de lucha contra la droga son los protectores de base de los bancos.”

Después de la lectura de este informe, pocas dudan quedan acerca de donde hay que golpear si sinceramente se quiere comenzar a resolver el problema de las drogas, de las violencias y de la inseguridad. Los responsables no están precisamente en nuestras castigadas villas miserias, ni son los sufridos pibes de nuestras barriadas populares, ni mucho menos nuestros hermanos de los países limítrofes. Pero como vamos viendo a través de todas las medidas que toma el macrismo, es evidente que de ninguna manera va a apuntar a sus socios, a los “caballeros de la city”, porque eso sería equivalente a pegarse un tiro en el pecho.
Es posible que alguien cuestione estas palabras con el argumento de que Petras es un intelectual de izquierda.

Por ello me permito traer algunas opiniones de un organismo para nada sospechado de tal orientación.

Me estoy refiriendo al documento: “Crimen Organizado y Globalización Financiera”  de United Nations, Public Information Department New York. Del mismo hemos extraído algunos párrafos sumamente ilustrativos, y en sintonía con el anterior informe: “Bajo  el  imperio   neoliberal   las  fechorías   de   los   pequeños   delincuentes   son   destacadas   por  la   prensa   y   la  policía,  mientras  las   funciones   política   y   económica   de   organizaciones   criminales internacionales,  que  operan  como  entidades  comerciales   legítimas   en el mercado mundial, son vistas naturalmente como parte del sistema.

El área gubernamental de los servicios de inteligencia parece tener una especial propensión al intercambio de favores. Desde el fin de la segunda guerra mundial, los organismos occidentales de inteligencia desarrollaron una compleja relación con el narcotráfico en particular. En un caso tras otro, el dinero de la droga lavado en el sistema bancario internacional financió operaciones encubiertas.”

“Casi todos los caminos dentro de esta red financiera conducen a paraísos bancarios offshore. Es aquí que interactúan las organizaciones criminales y los representantes de los mayores bancos comerciales del mundo. Las mafias aprovechan los servicios ofrecidos y los avances en telecomunicaciones y tecnologías bancarias. Sin tener que pasar billetes a través de las fronteras internacionales, se mueven y ocultan las ganancias de su tráfico ilícito mediante una red de escondites offshore y un laberinto de compañías-fachada//anónimas.”

La información aportada por estos documentos es abrumadora, y contribuyen a ubicar claramente a los responsables de esta situación. Peo este gobierno esta empeñado en perseguir, como si fueran los victimarios, a las víctimas de este sistema expoliador. De allí que todas las disposiciones que toman siguen esa lógica, y esto también tiene expresión en la redistribución de funciones de la ex Sedronar.

Esta es la farsa de quienes durante el día se dedican a perseguir ladronzuelos de gallinas, mientras que por la noche comparten sus mesas con delincuentes de guantes blancos.

 

Horacio Tabares, director del Centro Comunitario de Salud Mental VINCULOS de Rosario y miembro del Foro de Adicciones Rosario.

Volver